Audiocuento 36. El niño afortunado

Cuando yo era pequeña me fascinaban los cuentos que contaban en una serie de la tele que se llamaba “El Narrador de Cuentos”. Allí, un viejo cuentista y su perro te narraban cualquier historia de tal modo, que no podías dejar de escuchar hasta que se terminaba.

El cuento que os traigo es justamente una de esas historias fascinantes: “El niño afortunado”. Como hay muchas versiones, he fusionado algunas  de ellas y las he adaptado a mi manera de contar. Espero que os guste.

Os dejo el enlace AQUÍ.

El niño afortunado

Anuncios

Audiocuento 35. Jack y La Muerte

Hoy os traigo un cuento especial. Es una adaptación de “Jack y la Muerte”, un cuento tradicional inglés.Tiene como protagonista a Jack, un niño que, no queriendo perder a su madre enferma, tendió una trampa a La Muerte y la metió en una botella. Ese día, su madre se puso buena, pero empezaron a suceder cosas muy, muy extrañas.

Espero que os guste.

Os dejo en enlace al audio justo AQUÍ.

Jack y la muerte

Audio 34. El fabuloso pie de Fructu

Hola, hola, hola. Hoy os traigo una historia real. La historia de como Fructu y su fabuloso pie aprendieron a escribir. Me conmovió tanto cuando la escuché, que le pedí permiso a Fructu para contarla y aquí está. Ya la había publicado en el blog hace algún tiempo, pero ahora os traigo el audio. Espero que os guste.

Os dejo el enlace justo AQUÍEl fabuloso pie de fructu-1

Audio 33. las enseñanzas del Señor de la Lluvia

Hola, hola, hola.

Hoy os traigo una vieja leyenda africana sobre un elefante egosita y soberbio que reta al Señor de la Lluvia hasta enfadarle. No es buena cosa retar a quien tiene más fuerza y poder que uno. 🙂

Espero que os guste.

Os dejo el enlace al audio justo AQUÍ. 

Las enseñanzas del Señor de la LLuvia

El “Yayapedia”

Mirad lo que he encontrado. ¡¡El Yayapedia!! Es aquel experimento en el que me regalabais palabras y yo tenía que hacer una historia con ellas. Las palabras que tenía que usar están en negrita y subrayadas. La historia salió disparatada y lo pasé fenomenal. Os la dejo para recordar y sonreir

Papás novatos, héroes y todólogos

El “Yayapedia” era el libro más codiciado y buscado del universo. Más que el Santo Grial. Más que la piedra filosofal, mas que el famoso, reclamado y nunca hallado manual de instrucciones de los hijos…
 Sólo había un ejemplar en el mundo y nadie sabía dónde estaba.
 Unos decían que lo habían guardado con los rollos del Mar Muerto. Otros que lo custodiaban los Caballeros Templarios. Pero la verdad de la verdad, era que aquel libro mágico había desaparecido sin dejar rastro.
 Todo el que salía en su busca, lleno de entusiasmoy fervor, volvía con las manos vacías. Y así fueron pasando los años y el misterio y la leyenda crecieron y crecieron en torno al “Yayapedia” hasta hacer de él un objeto de culto, devoción y ansia por parte de los más poderosos.

Sir Bic Arbonato y y Sir Mc Colifloro, también se entregaron a la tarea de…

Ver la entrada original 4.720 palabras más

Audiocuento 32 ¿De qué color es un beso?

¡¡¡¡Hola, hola, hola!!!!

Nuestra historia de hoy va de besos… De besos y de colores… Y es que la pequeña Minimoni no tiene ni idea de qué color puede utilizar para pintar un beso.
¿Lo pintará rojo? ¿A lo mejor verde? ¿Y amarillo? Bueno…Lo mejor es que la escuchemos. A ver de qué color pinta su beso.

La historia es genial y las ilustraciones son maravillosas. La autora es Rocío Bonilla.

Os dejo enlace al audio justo AQUÍ

De qué color ees un beso

Audiocuento 31. Caperucita Roja

Hola, hola, hola. Os traigo para Semana Santa una adaptación del súpermegarchiconocido cuento de Caperucita Roja. Este cuento popular de tradición oral, ha sufrido toda suerte de venturosas y desventuradas versiones. La mía es una adaptación de la de los hermanos Grimm.

Espero que os guste. Os dejo el enlace justo AQUÍ

Caperucita

¡Feliz descanso!

Audiocuento 30-El patito feo

Buenas noches.

Hoy os traigo todo un clasico de Hans Christian Andersen. El patito feo. Lo he adaptado, porque el original se le hace muy largo a los niños más pequeños, pero en esencia se mantiene el mensaje. Espero que os guste.

Os dejo el enlace justo AQUÍ

 

Patito feo.png

Audio-cuento 29- María Coletas

¡Hola, hola hola!

Perdón por a ausencia. He estado un poco embarullada.

Hoy os traigo un audiocuento súper cortito, en verso. Escribí María Coletas hace un par de años, inspirada, ¡cómo no! por las visicitues que pasaban mis hijas con sus hijas a la hora de comer.

Espero que os guste. Os dejo el link justo AQUÍ

María Coletas copia

Capítulo 14. Espejito, espejito.

En el vórtice atemporal del hogar, allí donde abundan chupetes, pañales, carritos de bebé, llantos nocturnos (y diurnos) , visitas al dentista, carreras para llegar a tiempo al cole, listas de la compra, coladas interminables… en fin… en ese mundo de realidades superpuestas como naipes de baraja que cualquier papá que se precie conoce al dedillo, allí, no existen los espejos.

Siguen colgados en las paredes, en el baño, en las puertas de los roperos, pero parecen haber sufrido un hechizo y no nos retienen.

Los papás, novatos o veteranos, sufrimos durante un laaaaargo tiempo una especie de vampirización que hace que los espejos no nos devuelvan la imagen.

Estamos delante de ellos. Nos lavamos la cara, nos peinamos e incluso nos acicalamos, pero realmente no nos vemos.

Y pasamos de ser pinceles a ser brochas. Nos descuidamos.

Digamos que el tumulto de quehaceres, la falta de tiempo, de fuerzas, van arrinconando a nuestra pobre vanidad hasta dejarla emparedada y casi sin aire. No muere, pero languidece  mientras observa cómo el tiempo no nos alcanza para nada y nuestra agenda rebosa de papelitos de todos los colores recordándonos tooooodo lo que nos queda por terminar e incluso por empezar. Curiosamente en ninguno de esos papelitos aparece nuestro nombre.

Ese ritual de baño, música, espuma, velitas… Esa parsimonia al hacer una deliciosa y elaborada cena para dos, ese ir a entrenar al gimnasio, diluirnos en el spa, pasear escuchando el silencio… Ese desparramar el ropero sobre la cama y probarnos esta o aquella prenda que tanto nos favorece… ¡Plasssss! ¡Despierta! La cena, la cocina, la colada, contarles un cuento, preparar las cosas para el día siguiente. 🙂

Ya sé que soy un poco hiperbólica, pero hay etapas en que casi es así.

En el capítulo 9, Mi rincón, mi tesoooooro, ya apuntaba la necesidad de reencontrarnos, de recuperarnos, de tomar un poco de aire para poder zambullirnos de nuevo en la vorágine cotidiana. Y así, igual que es vital hallar un espacio para el Nosotros, para la pareja, para amarse y resucitar, también es fundamental volver a recuperar los espejos, liberarlos del hechizo y sentirnos hermosos.

El tiempo no se va a estirar, no va a dar más de sí. Y las doscientas mil tareas que tenemos que enfrentar cada día no van a desaparecer.  Pero sí podemos tomar conciencia de nosotros mismos en esos mini instantes que tenemos. Renunciar al amado, cómodo, práctico chándal de vez en cuando; darnos el gusto de perder unos minutos en la intimidad del baño (¡¡¡¡Un hurra por el inventor del pestillo!!!!). Un poco de crema, un peinado nuevo, un atreverse a usar la báscula con los ojos abiertos, un decidirse a empezar esa dieta…

Dejar que nuestra vanidad salga de su prisión un ratito, aunque tenga que ser de noche, cuando nuestros angelitos duermen o en ese rato en que los abuelos o los tíos nos toman el relevo, nos hará mucho bien.

Hace no mucho, me dijo una joven mamá muy querida a la que no voy a nombrar, que había renunciado a la ropa interior bonita y que usaba algo llamado “bragasostenboina” porque le resultaba cómodo. ¡¡¡Por favor!!!